«Y afuera, la lluvia» (Carlos Alberto Soriano)

Aún no sé si fue la voz de la Callas, el o mio babbino caro, esas notas que erizan la piel y a ratos parecen espeluznantes, o simplemente el frío que, a pesar de mis precauciones, se colaba por algún resquicio en el cuarto enorme. Lo cierto es que esa súbita exhalación fría que brotó a … Continúa leyendo «Y afuera, la lluvia» (Carlos Alberto Soriano)

El rey del hogar

La criada pasó frente a la habitación del niño de la casa, un niño de apenas 8 años, una gran imaginación y un ego que crecía igual que él, y lo escuchó jugar a través de la puerta entreabierta. Se asomó por la puerta. El niño blandía su helicóptero de juguete y hacía voces de … Continúa leyendo El rey del hogar

Aprendiendo a los golpes

Ahí va de nuevo la roca que recién acabo de subir a la cima de esta montaña. Ahí va ella, rodando hacia un abismo tenebroso y oscuro donde apenas llega la luz del sol. Cualquiera experimentaría una pena sobrecogedora de pensar en que hay que regresar caminando hasta abajo y echar a andar el camino hasta la cima —una vez más— con la roca como compañera. Así ha sido desde hace mucho tiempo y presiento que así será por mucho más tiempo.

A mal tiempo, buena cara

Me habían dicho que correr despeja la mente de distracciones y preocupaciones de la vida cotidiana, aparte de fortalecer el cuerpo, claro está. Y porque yo era un hombre que se dedicaba a trabajar incansablemente, un día decidí comenzar a correr. Así, pues, me levantaba todas las mañanas mucho antes del amanecer. Después, al terminar … Continúa leyendo A mal tiempo, buena cara